“Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” Juan 1:16-17


Dios siempre tuvo la intención de relacionarse con el ser humano por medio de su gracia. Toda relación con Dios solamente puede ser accedida por Su gracia. El ser humano por si mismo no tiene la capacidad de restaurarse ante Dios, pero Dios por gracia, restaura su relación con la raza humana porque la ama a pesar de que lo nieguen o rechacen, Dios continua amándonos a cada uno de nosotros.

La Gracia es distinta de los Méritos, la palabra gracia significa:

  • Gracia: Don o favor que se hace sin merecimiento particular; concesión gratuita. (Diccionario Rae)
  • Mérito: Resultado de las buenas acciones que hacen digna de aprecio a una persona. (Diccionario Rae)

Entonces existe una gran diferencia entre la “gracia” de Dios que es un favor inmerecido que Dios da de manera gratuita, tan solo por la fe. Por el otro lado son los méritos, es decir que obtenemos algo como resultado de nuestras acciones y que hace digna a una persona.

Según los versículos del comienzo, con Jesús llegó la “gracia”, es decir con Jesús comienza una nueva manera de relación entre Dios y la raza humana. Antes de Jesús era por la ley, por méritos, por lo que el ser humano podía hacer, aunque la realidad nos muestra que no existe ningún ser humano que haga los méritos suficientes para acercarse a Dios por si mismo. Con Jesús comenzó una nueva relación basada en la gracia de Dios, basado en el amor de Dios por cada uno de nosotros.


Efesios 2:8-9“porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe


Somos salvos o restaurados a una relación con Dios tan solo por Su gracia y ¿cómo accedo a esa gracia? tan solo por la fe, no tengo que hacer méritos, ni trabajar para ello, basta con una expresión de fe en Jesús del tamaño de una semilla de mostaza, no demanda una gran cantidad de fe, nos pide una fe mínima que expresa fe en Jesús como hijo de Dios. Cuando expresamos esa fe la puerta de la gracia se abre ante nosotros para entrar en una relación estrecha y restaurada con Dios. Y ¿por qué es por gracia? para que nadie se jacte ni se enorgullezca de lo que ha hecho ante Dios.

Nuestra relación con Dios se basa en la inmensa gracia que Dios tiene con nosotros:

  • Gracia es recibir algo que no merecíamos
  • Misericordia es no recibir lo que merecemos

Dios es amor y en el perfecto amor no hay temor: Esta es la base de nuestra relación con Dios, cuando nos acercamos a Él, no tiene que ser con miedo ni desconfianza, debe ser en humildad para recibir todo el amor que Él tiene para nosotros.

¿Cómo te relacionas con Dios?, ¿Cómo te sientes cuando te acercas a Dios? Dios está con sus brazos abiertos para recibirte y expresar su inmenso amor por ti.

Oremos

Padre te damos gracias por tu inmensa y preciosa gracia, gracias por Jesús que llegó a mostrar un camino nuevo y vivo por el cual podemos acercarnos al trono de la gracia para  recibir amor y misericordia para continuar en el camino, te amamos Señor sabiendo que Tú nos amaste primero, danos revelación de Tu gracia y de tu bondad, en el nombre de Jesús, amén.

Un abrazo a todos y bendiciones.

 [ssba_hide]