“Riquezas, honra y vida, son la remuneracion de la humildad y del temor de Jehova”

Proverbios 22:4


 

La Biblia está llena de la bendición que reciben o recibirán los humildes. De hecho Jesús nos dijo: Aprender de mí que soy manso y humilde de corazón. Humildad es el camino a la bendición. La Biblia nos enseña que Dios resiste al soberbio y orgulloso, pero da gracia al humilde.

En esencia la humildad no se hereda, no se regala ni mucho menos se compra, la humildad se aprende solamente al practicarla. Para esto tenemos un modelo sublime de humildad en Jesús. En 1 Pedro 2:18-23, podemos ver algunas características de la humildad de Cristo:

  • – Sufrió por hacer lo bueno y correcto, y nunca buscó exigir sus derechos por las injusticias que vivió.
  • – No había engaño en El, solamente la verdad.
  • – No devolvía mal por mal, es decir no buscaba la venganza.
  • – No amenazaba ni usaba de su posición y autoridad sobre otros.
  • – Encomendaba su vida a Dios y confiaba en El para su futuro.

Tal vez hemos tenido una falsa definición de la humildad, pensando que humildad es hablar despacio o caminar encorvado o vestir pobremente, pero la humildad es una actitud del corazón que se manifiesta en nuestra vida diaria con los demás y con nuestras reacciones ante las situaciones que enfrentamos. ¿Cómo te relacionas con otras personas? ¿Cómo reaccionas ante las situaciones adversas? ¿Encomiendas a Dios tu vida y confías solo en El?

Dios está con el humilde porque es el que reconoce que sin Dios nada puede y que si algo tiene es porque Dios se lo ha dado. Si hay primero humildad después habrá gloria, pero si hay altivez después habrá humillación, “al que se humilla Dios lo exalta, pero al que se exalta El lo humilla”.

ORACION

Señor ayúdanos a entender y a vivir en humildad, perdónanos cuando hemos sido altivos y/u orgullosos y hemos reaccionado mal no manifestando tu carácter amoroso y paciente para con otros. Ayúdanos a matar nuestra soberbia y aprender a vivir en humildad. Sin duda Señor tú levantas al humilde y haces bajar la cabeza del orgulloso. Gracias Jesús por ser nuestro ejemplo y modelo de vida, te amamos. En el nombre de Jesús, amén.

[ssba_hide]